FANDOM


A quien corresponda, buen día.

Bueno, me gustaría compartir si se puede otra faceta de mi yo. Hace un tiempo conocí a un amigo que publicaba historias geniales en internet y leer sus relatos me ayudaron a escribir como escribo ahora. Créanme, antes escribía como tonta :) . Y bueno yo aprendí de su extraña forma de expresarse y de contar historia que quise ver cómo me salía a mi. Supongo que si logro aceptación acá podré hacerlo un pasatiempo que me de algo o como él decía "transmitir lo que piensas o dices que de otra forma no podrías o no serías escuchado".

Tal vez eso nos falta a todos. Más que escuchar, saber entender y no disparar a la primera.

Entonces, espero que les guste y cualquier crítica con respeto será atendida. Gracias.


Corazón Desilucionado

Introducción

(Ésta rola va para ti. Te extraño...)

Son la cuatro de la tarde con treinta. Y pareciera que el tiempo no avanza. La gente transita una y otra vez, buscan algo que no encuentran y luego lo dejan olvidado, tenían unas palabras que decir pero en ese momento pensaron otra cosa. Tal vez no era la ocasión, según Miguel, mientras se anima a masticar esas galletas que no termina de digerir.

Miguel lleva unos veinte minutos así y ya darán las cinco de la tarde. El comedor se hace gigante, las paredes más blancas. La rigidez de sus nervios lo dejan inmerso en posibilidades absurdas que divagan entre la molestia y su impotencia. Pero espera, se calma. Cinco minutos después de (¡al fin!) masticar la primera galleta logra un respiro de alivio y no rendirse hasta el final.

Frente a él, Alejandra. Una de las chicas más llamativas de clase. Delgada, negro cabello largo y ojos café claro. Extraña, en caracter y en actitud. Tal vez su figura no es tan deseada como la del resto de las chicas de su clase, pero para Miguel esa mirada le bastaba para atreverse. Ella, indiferente, jugando con su cabello y mirando nada, solo ha probado poco su ensalada mientras responde por inercia a esas personas que no dejan de entrar y salir. Quizás una risa, quizás un "tal vez". Alejandra mira disimulada a Miguel todavía masticando su primera galleta, le aparta ensalada para ofrecerle y así animarlo un poco, pero por su silencio prefiere esperar a que él se calme y aparte su incomodidad.

Son las cinco de la tarde y diez minutos. Los minutos más largo en la vida de Miguel. La calma gana terreno y la gente cesa en sus afanes. Quedaron solos el uno con el otro, Alejandra y Miguel. Solo entonces Miguel notó que ella se quedó para él, el momento llegó pero su timidez lo detenía dejándolo aún en la silla. Tenía miedo (sí, a veces el miedo cohibe, reaccionas mal), y Alejandra todavía lo ve incómodo para acercarse. Espera y pierde la mirada suponiendo que es otro tema y no ella lo que le impide expresarse.

Unos minutos después llega un mensaje al teléfono de Alejandra. Es su novio o algo así. Es solo un tipo que la llena para no estar sola, un tipo que la hace reir pero que no la hace feliz. Él le ha roto el corazón, él se ha acostado con otras pero ella necesita sentirse querida. Tantas noches ha llorado y no han sido suficientes para dejarlo. Ya no tiene fe ni motivo. Es la vida que conoce.

Alejandra tiene que irse y no puede esperar más. Le deja la ensalada a Miguel como cortesía y ella se arregla para seguir su día (es tu oportunidad, no la dejes ir...). Miguel entonces se levanta de su entropía, contra su timodez y sus miedos se acerca a ella o que le traicionen sus nervios. Pero estaba ahí, era el momento y no habrá otro espacio así solo para ellos.

-Ale... ¿puedo hablar contigo un momento?

Ella le responde afirmativamente sin negarse, mirándolo a los ojos para transmitirle si serenidad para que calme un poco. Miguel respira un poco antes de seguir.

-¿Almorcemos juntos mañana? Conozco un lugar y podemos hacernos un rato para alcanzar a volver...

A pesar de Miguel esperaba la negativa inmediata, ella acepta la petición pidiéndole que él decida, que él la lleve. Como un reflejo inevitable de su calma (o quizás, todavía no cree que lo logró) Miguel sonríe junto a ella y acuerdan hora y lugar. Hace tiempo que Miguel no se sentía tan feliz y ella se siente cómoda con él. Puede que hoy, un año después de extrañarla tanto no recuerde todos los detalles. Pero seguro nunca olvidará ese día, así como aún Miguel todavía no puede olvidarla. Es como él se pierde en sus recuerdo y continúa soñandola, que apesar de todo lo que ocurrió también recuerda el día que la conoció...

[Continuará]

Así queda el primer capítulo de esta historia. Espero que les guste y si quieren pueden comentar o darle "Me Gusta" en el botón de abajo o suscribirse con un comentario constructivo. Dependiendo de eso la continuaré o no, es solo una prueba para ver si continúo con este proyecto como les dije al principio. De vez en cuando hace falta variar un poco para seguir. Saludos! :)

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.